martes, 16 de octubre de 2007

35.000.000 de personas mueren de hambre al año

La ONU ha mostrado datos estadísticos arrasadores sobre el panorama actual del hambre en el mundo. 35 millones de personas morirán de hambre en el mundo en un año, o lo que es lo mismo, 24.000 personas diarias mueren de hambre en el mundo.

¿Cómo es posible que en el mundo actual, con la tecnología y conocimientos existentes se permita semejante barbaridad?.

La población mundial en el año 2005 era de 6.500 millones de personas, lo que contrasta con los datos indicados por Jean Ziegler, relator especial de la ONU para el derecho a la alimentación, en los que muestra que actualmente se producen alimentos para proporcionar una dieta de 2.700 calorías diarias a 12.000 millones de personas, casi el doble de la población mundial del año 2005. Mientras una parte del mundo subdesarrollado se muere de hambre, otra parte del mundo desarrollado se muere por consecuencias derivadas de dietas hipercalóricas o grasas.

Ya no solamente en cuestión de riqueza económica sino hasta en algo básico como la alimentación vivimos en un mundo bipolar, desequilibrado y cruel, pero ya no por acción, sino por omisión de acción. No hay excusas, los gobiernos pueden hacer mucho más de lo que hacen. A pesar de que existen los derechos humanos y en pocos lugares del mundo no han asumido como propios la defensa de los mismos, en la práctica se ha hecho poco. Las personas del mundo desarrollado se mantienen encerradas en sus preocupaciones mundanas, en quien ganará juegos deportivos, que viaje hará en vacaciones o vestimentas que le mantengan a la moda entre otras. La realidad implica que los derechos humanos no son más que un conjunto de buenas intenciones pero pocas realidades efectivas. Noticias como las cifras de muertos al día por inanición son solo fugaces pensamientos, acompañados de un !qué pena! y acto seguido a ver los deportes de la televisión.

Para mayor vergüenza, si millones de personas mueren de hambre al día, el mundo desarrollado ya especula con los alimentos básicos para producir biocombustible, que a su vez está generando un incremento de precios causando indirectamente que alimentos básicos como la leche esté a precio de la gasolina.



Secciones del Blog