domingo, 19 de diciembre de 2010

El cromo hexavalente es un probable cancerígeno encontrado en el agua de 31 ciudades estadounidenses

El grupo "Environmental Working Group" publicará el lunes 20 de Diciembre un informe de análisis de las aguas "potables" de 35 ciudades norteamericanas. Como resultado del estudio destaca el hecho de haber encontrado en nada menos que 31 ciudades, cromo hexavalente (o cromo VI), sustancia considerada como potencial o probable cancerígeno en el año 2008.

Esta sustancia se hizo famosa por la filmación de la película "Erin Brockovich", donde se denuncia a la empresa Pacific Gas & Electric que contaminó el agua con la sustancia cromada siendo condenada a una multa cuantiosa.

Dicho compuesto químico es utilizado en numerosos productos, como cromados, pinturas, plásticos, aerosoles, colorantes, tintes, conservadores de madera, productos pirotécnicos, químicos para la fotografía, etc. No resultaría extraño que tanto por la fabricación como por su uso apareciera en el subsuelo un nivel elevado de este compuesto que resulta peligroso.

Del total de 31 ciudades en las que se detectó cromo hexavalente, en 25 de ellas se superó el nivel máximo permitido. La propia Erin Brockovich ha indicado que "Este agente químico fue tan ampliamente utilizado por tantas industrias en Estados Unidos que esto no me sorprende".

Según se indica en la Wikipedia:

"Los compuestos de cromo (VI) son tóxicos si son ingeridos, siendo la dosis letal de unos pocos gramos. En niveles no letales, el Cr (VI) es carcinógeno. La mayoría de los compuestos de cromo (VI) irritan los ojos, la piel y las mucosas. La exposición crónica a compuestos de cromo (VI) puede provocar daños permanentes en los ojos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda desde 1958 una concentración máxima de 0.05 mg/litro de cromo (VI) en el agua de consumo. Este valor ha sido revisado haciendo nuevos estudios sobre sus efectos en la salud, pero ha permanecido constante."


A pesar de ser un agente químico reconocidamente tóxico por la OMS desde 1958, a día de hoy sigue sin estar regulado, y en 2008 fue declarado "probable cancerígeno". ¿Para qué sirve la agencia de protección de mediambiente? ¿Necesita décadas en empezar a moverse e investigar?. ¿Porqué la industria tiene las manos libres para hacer químicamente lo que quiera con el medio ambiente, y las instituciones públicas o ciudadanos deben demostrar que es tóxico para poder regularlo?. ¿Este retraso de décadas en sustancias peligrosas no resulta una peligrosa ineptitud de los políticos responsables de dichas funciones públicas de protección al ciudadano?. 

La cuestión es simple, el dinero y el beneficio privado está por encima de cualquier cosa, incluido la salud de las personas, que no le importa a una maquinaria empresarial cuyo único objetivo es maximizar beneficios. Para ser justos y hacer las cosas bien, cuando se demostrara que un compuesto químico es tóxico, las empresas que lo utilicen deberían correr con todos los gastos de su utilización, aunque se produzca décadas después, además de demostrar ante expertos de otros países no relacionados su inocuidad, y si no resulta asumible, pues que no se permita dicho negocio. 

Pero, vivimos en un mundo, donde pocos hacen lo que deben, y donde el "yo", prima sobre el "nosotros", el dinero esta por delante de la salud, y el control de acciones peligrosas cuya responsabilidad es política no se realiza por motivos variopintos. A los políticos que no cumplen su función se les debería pedir responsabilidades igualmente, y si no les parece asumible, que renuncien y no se presenten a puestos políticos.

Fuente: Washington Post

Secciones del Blog