martes, 1 de mayo de 2007

El mar se agotará en el año 2050



Durante muchas décadas el ser humano se ha visto a sí mismo separado de el entorno natural que le rodea. La naturaleza se ha visto como un enorme almacén de materias primas que podían ser explotadas a voluntad, dejando a un lado la sostenibilidad de los ecosistemas que permiten regenerarla. Durante siglos, la raza humana ha contado con instrumentos en un grado de desarrollo tecnológico que aún concedía oportunidades de desarrollo a numerosas especies animales vivas. Sin embargo, en los últimos 2 siglos se ha producido un crecimiento exponencial tanto del desarrollo tecnológico como de la población humana. Esto ha incrementado notablemente la presión sobre los ecosistemas que han servido de fuente de sustento a tantas generaciones. Uno de los ecosistemas que está en una situación delicada, es el ecosistema marino. Las especies marinas se encuentran actualmente en peligro.

En un estudio presentado en la publicación National Geographic en Abril de 2007, indica la situación de los mares en el mundo debido principalmente a la actividad pesquera en los últimos años. Y la situación no es alentadora precisamente.

Se cita en dicho artículo, que la pesca industrial ha exterminado entre un 80% y un 90% de los grandes peces depredadores, como el pez espada, marlín, y las especies más grandes de atún. En el mundo hay una flota pesquera que duplica el número de barcos de pesca máximo para tener un desarrollo sostenible de la actividad pesquera. Uno de los peces más espectaculares del mar es el atún rojo, muy valorado por la calidad de su carne para sushi, sobre todo en Japón. Solo basta con ver unas pocas características de este majestuoso pez:
  • 3,65 metros de largo
  • 680 kilos de peso
  • 30 años de vida

La Comisión Internacional para la conservación del Atún Atlántico (CICAA) vela por el control y gestión de las reservas de atún. Según dicho organismo, se quebranta descaradamente las cuotas establecidas para la captura del atún rojo, llegado a duplicar anualmente las cuotas legales. ¿Porqué esta desmedida captura del atún rojo?. Son varios los factores que afectan, entre los que podemos citar, una demanda cada vez mayor de proteínas de origen marino, ingresos generados por la venta de dichos atunes a empresas japonesas (unos 200 atunes rojos engordados pueden reportar 400.000 euros), y a su vez, el incremento de la oferta reduce los márgenes porque lo que hay que pescar más para mantener la ganancia.

Los peces no tienen oportunidad de escapar debido a la alta tecnología de la flota destinada a su captura, estos medios van desde barcos equipados con sonar, GPS hasta flotas de aviones que detectan los bancos de peces desde el aire y avisan a los barcos pesqueros para su captura. Y la captura se realiza a una velocidad muy superior a su capacidad de recuperación.
Deben tomarse medidas para evitar el colapso del mar, a modo de resumen estos datos recogidos de National Geographic:
  • En el último siglo, hemos agotado el 80% de los caladeros europeos y esquilmado el 90% de las poblaciones de atún y pez espada
  • En el mar del Norte, el 80% de las capturas se tiran por la borda, muertas o moribundas, por ser demasiado pequeñas o menos valiosas que el resto de la captura.
  • En tan solo 15 años de explotación industrial y pesca ilegal, hemos agotado una pesquería tradicional con más de 3.000 años de antigüedad, la del atún rojo en el Mediterráneo.
  • Otras especies de nuestra gastronomía, como el bacalao o el rape, han descendido un 60% en todo el mundo y su pesca podría desaparecer en 15 años.
  • En pocas horas, un barco arrastrero de fondo puede destruir un arrecife de coral de profundidad que necesitó más de 8.000 años para formarse.

¿Podrá el ser humano trascender el hecho de creer que el planeta es un elemento destinado a su explotación descontrolada? ¿Conseguiremos ver más allá de nuestra propios deseos y ver que somos parte de un ecosistema global más grande que nosotros mismos?.

Para el que quiera documentarse más ampliamente recomiendo el número de Abril de 2007 de la publicación National Geographic, un avance lo podéis encontrar en :

http://www7.nationalgeographic.com/ngm/0704/feature1/

3 comentarios:

Ulises dijo...

Hola JB, soy Cris. He leido el texto, se me ha encogido el corazón y los pelos de punta casi. me pregunto desde qué planteamiento puedo encontrarle sentido a todo esto que nos está sucediendo a todos, a los peces, a nosotros, al suelo, al mar.
No sabría encontrar un "para qué" o un "por qué" que me ayudara a saber el sentido de estos hechos, en relación con la vida.
Imagino los paraqués de los que ganan dinero con el atún rojo, con los coches potentes, el petroleo...
pero el otro paraqué, no me sale, esta noche no me sale nada. Creo que ni siquiera este comentario es constructivo.

marieta dijo...

Es increible de lo que somos capaces los seres humanos: capaces de lo mejor y de lo peor....ahora ya es casi siempre de lo peor. Y quien tiene la culpa de todo eso??....las grandes indrustrias pesqueras y envasadoras de pescado como que pescan sin mesura, para hacerse mas millonarios si cabe.
Deberíamos no comprar más pescado enlatado, y comprar en las pescaderias de barrio, en el mercado de toda la vida, donde traen el pescado .

La culpa la tenemos todos. Somos más cómodos, más vagos, no queremos complicarnos la vida con nada. Y así van las cosas.

¿Tendrá la naturaleza que aniquilarnos a todos para poder seguir adelante?....yo creo que si.

Marian dijo...

Vive vegano y no consumas productos de origen animal. NO SON NECESARIOS.

Esa es la única solución, no te engañes.

Secciones del Blog